Cuidados Básicos Caninos


 1. Desparasitación

Internamente:

Existen dos tipos de lombrices intestinales en el perro y en el gato, los llamados platelmintos (gusanos planos) y los nematelmintos (gusanos redondos).

La mayoría de los cachorros nacen con gusanos redondos que le han sido transmitidos vía placentaria o pueden ser infestados mediante la lactancia materna.

Durante el crecimiento y posteriormente puede adquirirlos por contacto con heces de otros perro/gatos, ingiriendo bien tierra que contenga huevos de los mismos, o bien por otros portadores como ratones, pájaros… Éstos le pueden dar síntomas a los perros como diarreas, hinchazón abdominal, anemias y picor de ano (arrastran la zona anal)….entre otros. En personas la ingesta de estos huevos dan lugar al cuadro conocido como LARVA MIGRANS CUTÁNEA Y LARVA MIGRANS VISCERAL. Debemos desparasitar periódicamente a nuestro perros y gatos para evitar los problemas que su infestación les supone y también que sean una fuente de contagio para nosotros.

Los gusanos planos son las conocidas como tenias, perros y gatos pueden tener en su intestino alojada una tenia denominada Dipilidium caninum que contraen al ingerir una pulga que contenga una fase larvaria de este parásito.
Otra tenia, muy importante por su repercusión en la salud humana es la tenia hidatígena que el perro puede albergar en su intestino, eliminando huevos que si son ingeridos por una persona, a esta se le desarrollan QUISTES HIDATÍGENOS.

Para que el perro no tenga este parásito hay que evitar darle vísceras de oveja crudas y desparasitarle con la frecuencia que el veterinario nos indique.

Externamente: 

Pulgas , garrapatas, piojos, ácaros, pueden parasitas a nuestras mascotas.

Podemos prevenir y tratar su infestación de diferentes maneras:

Champús antiparasitarios, collares, pipetas, etc. pregunte a su veterinario por el producto más apropiado según el riesgo y modo de vida de su mascota. Es importante la prevención porque estos parásitos son transmisores de enfermedades graves como la EHRLICHIOSIS.

Algunos de estos productos también tienen un efecto repelente de la picadura de la mosca que transmite la LEISHMANIOSIS, y los mosquitos que transmiten la FILARIOSIS o enfermedad del gusano del corazón.


2. Vacunación

Se recomienda la vacunación para ayudar a proteger a su cachorro contra enfermedades potencialmente mortales.

Se recomienda la vacunación contra la siguientes enfermedades:

* Moquillo canino
* Hepatitis Vírica
* Parvovirus
* Adenovirus
* Leptospirosis canícola / icterohaemorrhagieae
* Nueva vacuna frente a Leishmaniosis canina

Los cachorros deben recibir su vacunación lo antes posible a partir de las 6 semanas de edad. La primovacunación se compone de tres inyecciones, con un intervalo de al menos 2 semanas entre ellas. Después se recomienda un recuerdo anual de la vacuna.

El procedimiento de la vacunación incluye un examen completo de salud general que es esencial para asegurarse de que su perro está totalmente protegido. La mayoría de las guarderías exigen la vacunación antes de admitir a cualquier perro.

A todos los perros vacunados se les invita a asistir a un chequeo gratuito de salud a los 6 meses. Se controla el peso de sus mascotas y la salud general, también se tratan temas de salud preventiva, como el tratamiento antiparasitario interno y externo (las pulgas, garrapatas, mosquitos...) la dieta y el ejercicio.

A continuación os contamos un poco sobre las enfermedades de las que disponemos de vacuna:

- Parvovirus 

Este virus causa una enfermedad rápidamente mortal. Los síntomas son diarrea, vómitos y deshidratación intensa. Los cachorros en particular, pueden morir en pocos días debido a la rápida pérdida de fluidos. Gracias a la vacunación frente al Parvovirus, esta es una enfermedad que cada vez vemos con menos frecuencia, pero cuando se presenta el éxito del tratamiento todavía es limitado.

- Adenovirus 

Hay dos tipos de Adenovirus, uno de ellos contribuye a la Tos de las perreras y el otro causa la Hepatitis vírica canina. Esta última forma ataca al hígado produciendo diarrea, vómitos, vientre doloroso y a menudo la muerte. La vacunación con una vacuna polivalente protege bien contra ambos tipos de Adenovirus.

- Parainfluenza 

Este es otro virus que forma parte de la Tos de las perreras. La infección vírica puede causar desde una tos leve a una tos seca y profunda, a veces persiste durante semanas. En ocasiones la infección puede conducir a la neumonía.

- Leptospirosis 

Esta enfermedad bacteriana se transmite habitualmente por las ratas y se encuentra en el agua del río. Puede transmitirse de los perros a las personas y causar la enfermedad de Weil. La Leptospirosis en los perros normalmente provoca una insuficiencia renal aguda o a veces una anemia severa. Los síntomas son debilidad, fiebre, vómitos y diarrea, ictericia.

- Moquillo canino 

El moquillo canino es causado por un Herpesvirus. Es uno de los agentes causantes de tos de la perrera y también puede causar diarrea y vómitos severos, a menudo con secreción purulenta en los ojos y la nariz. Pueden producir daño cerebral y la enfermedad suele ser fatal. La vacunación ha convertido a esta enfermedad, afortunadamente, en infrecuente.

- Tos de las perreras (Bordetella bronchiséptica)

Como se puede ver en las enfermedades mencionadas, la Tos de las perreras es causada por una variedad de organismos. En la vacunación de rutina se protege contra el Moquillo, Adenovirus y Parainfluenza tal vez. Sin embargo, hay también una bacteria comúnmente implicada que es Bordetella bronchiséptica. Hay disponible una vacuna frente a esta bacteria y que puede ponerse hasta una semana antes de que el perro esté en un ambiente de alto riesgo, tales como las guarderías caninas y centros de adiestramiento. La inmunidad dura 12 meses.

- Rabia 

La vacunación anual contra la Rabia es obligatoria en Aragon y además recomendada por la OMS que propone no bajar la guardia contra esta enfermedad que sigue produciendo miles de muerte anualmente.

- Leishmaniosis canina 

Está causada por un parásito microscópico que se transmite a los perros por la picadura del flebotomo o "mosca de la arena". El perro infectado puede tardar en presentar los síntomas. Los signos más frecuentes son: pérdida de peso, úlceras en la piel, caída del pelo. También se afectan los órganos internos pudiendo producir insuficiencia renal grave, anemia y artritis.

Esta enfermedad es potencialmente mortal y los tratamientos ayudan a controlar los síntomas pero no la curan.
España es un país muy afectado y la leishmaniosis tiene una elevada incidencia en Teruel.

Para prevenir el contagio es muy importante evitar la picadura del flebotomo utilizando antiparasitarios insecticidas específicos en forma de collar o pipetas.

Desde 2012 está disponible la primera vacuna contra la leishmaniosis canina, con ella el perro desarrollará defensas naturales frente a la leishmania.

Pueden vacunarse todos los perros mayores de 6 meses que sean negativos al test diagnóstico de leishmaniosis que hay que hacer previamente.

La primovacunación consiste en tres inyecciones administradas cada tres semanas. Posteriormente se aplica una revacunación anual.


3. Alimentación

Los cachorros deben ser alimentados con un alimento completo para cachorros desde el destete hasta la edad en que completan su desarrollo dependiendo del tamaño adulto de la raza (6-12 meses). Después el perro debe recibir un alimento completo para perros adultos. Hay consideraciones especiales de la dieta para los perros mayores o con sobrepeso y los cachorros de razas grandes.

Disponemos de una selección de alimentos para las diferentes etapas de la vida del perro.


4. Identificación de microchip

Todos los perros deben ser identificados con microchip (ley en España). Esto es un pequeño chip electrónico que se coloca bajo la piel en el lado izquierdo del cuello. El chip es leído por un escáner especial y significa que su mascota está permanentemente identificada. Si su perro se escapa y nos lo traen a nosotros o a cualquiera de las organizaciones protectoras entonces puede ser devuelto rápidamente.