Educación Básica del Cachorro


Un adiestramiento adecuado hará de su perro un animal bien educado durante toda su vida. Iniciarlo antes de las 16 semanas puede suponer gran diferencia.


Es importante que el cachorro si es posible no sea destetado antes de las 8 semanas de vida, pues así aprende de su madre y hermanos, pero en cualquier caso es muy interesante que esté en contacto con cachorros y algunos perros adultos controlados sanitariamente, con los que jugar todos los días.

CONSEJOS GENERALES

- Inicie el adiestramiento lo antes posible. Use el reforzamiento positivo para ello. Los reforzadores positivos más usados y eficaces son la comida y el juego. El clicker puede ayudarnos mucho en el adiestramiento de nuestro perro. Los elogios por el buen comportamiento también son un refuerzo positivo.

- Corrija los comportamientos indebidos con un simple NO.

- Haga que su cachorro asocie la comida y las recompensas con un buen comportamiento y NUNCA le ofrezca comida y elogios cuando se porte mal.

- Enseñe a su cachorro que es normal que usted le toque orejas, ojos, patas, boca… etc. Así, será más fácil ayudarle cuando tengamos un problema en alguno de estos puntos y el veterinario podrá explorarle mejor.

- Podemos recomendarle algunos libros de educación básica del cachorro para que la convivencia con nuestro perro sea lo que nos gustaría que fuera.

ADIESTRAMIENTO EN CASA PARA EVITAR LA MICCIÓN/DEFECACIÓN EN EL HOGAR

Premie los buenos comportamientos e ignore los no deseados. Recuerde que la constancia y la repetición será la clave de un adiestramiento exitoso.

- No meta la nariz de su cachorro en sus excrementos. Si lo atrapa haciendo sus necesidades dentro de casa, ya es demasiado tarde para regañarle. Límpielo todo y espere a la próxima oportunidad para enseñarle.

- Preste atención a su cachorro y si cree que tiene ganas de hacer sus necesidades fuera, llévelo fuera.

- Los momentos críticos suelen ser al despertar, después de una larga e intensa sesión de juegos y al acabar la comidas.

- Algunos de los signos que indican que el cachorro se dispone a hacer sus necesidades son el detener sus juegos, el olfatear el suelo y el empezar a girar sobre si mismo.

- Es normal encontrar algunas heces por la mañana durante las primeras semanas o meses.